Historia

Historia

Si lo piensas bien, la mayoría de la gente al sentarse al aire libre se acomoda por lo menos unas 10 veces para poder sentirse cómoda.
Aguantan encorvados porque tienen una historia que contar, un momento que disfrutar. Olvidan los dolores de las articulaciones hasta que ellas mismas son las que te recuerdan que es hora de cambiar de posición.
Luego hay otros que piensan anticipado. Llevan sillas de plástico y de diferentes materiales, la comodidad cambia, pero a menudo suponen problemas ya que deben traer y llevar, siendo unos más pesados y otros un poco más ligeros, estáticas y sin nada que decir. No pueden tener el confort y la maxima experiencia al aire libre. Ahí es donde entramos nosotros.
Sentados sobre la arena en compañia de amigos, disfrutábamos de una linda tarde contando nuestras experiencias al llegar a la ciudad de Valencia, la conversa era muy larga y todos buscando comodidad para seguir disfrutando, ya sea echados, parados o sentados, pues no encontrábamos la comodidad que buscábamos, salimos con ciertos dolores en la espalda. De pronto recordamos que en nuestro querido Perú pues ya usábamos un puff respaldar para darnos comodidad cuando íbamos a la playa, piscina o parque, es ahi cuando decidimos emprender este viaje confeccionando y creando nuestros ligeros,cómodos puff respaldar "KUSI".
 

 

 

Back to blog